Amor por la vida

DSCF5143

Cinercia de la Rosa

Palma Soriano. – Muchos de los abuelos con los que estos días hemos conversado afirman que la edad se apodera por sorpresa sin sentirla llegar, por eso muy pocos admiten que ya están envejecidos y es que todavía no se está lo suficientemente preparado para transitar por la tercera edad, pero… hay quienes sí, como Cinercia de la Rosa Montejo.

En ese constante ir y venir que la vida nos impone hay que detenerse a pensar cómo llegar a viejos con salud, bienestar y sobre todo, con  mucho optimismo como ese que caracteriza a la señora Cinercia, una palmera que sueña, crece e impregna a su alrededor ese aroma que le caracteriza…

Casi sin darnos cuenta camina un reloj que acelera la experiencia y con ella los años y así  poco a poco nos coloca en un punto que permite una y otra vez volver al pasado. Es la tercera etapa de la vida que también tiene su encanto y aunque hace que encanezca el cuerpo al espíritu no. Así nos comenta esta mujer toda energía y sinceridad.

Sin lugar a dudas, los cubanos o al menos los palmeros, no estamos, conscientemente, preparados para envejecer, o mejor dicho, cuesta aceptarlo, como tal vez un día no lo entendieron los que hoy son ancianos. Solo una permanente juventud sentimental -dice Cinercia de la Rosa- puede salvarnos de que encanezca también el espíritu en ese forzoso declinar de los años por la vida.

Asumir con realismo y mucha alegría las décadas que se han acumulado es importante también para mantener la salud en la tercera edad. Así seremos fuertes como seres humanos y menos vulnerables ante las adversidades que puedan venir. No podemos permitir -aconseja esta palmera- que la experiencia haga mella en lo que queda de vida.

El tiempo, el implacable, hará que mudemos una y otra vez de estaciones, pero ese recorrido hay que hacerlo siempre con la mirada hacia delante, con mucho optimismo y deseos de vivir como los de Cinercia De La Rosa Montejo, una palmera que para nada envejece, todo lo contrario.

Anuncios
Publicado en Sociedad | Deja un comentario

De Palma Soriano, Sonando en Cuba

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Félix Antony Puig Lugo

Palma Soriano.- Luego de indagar por la dirección del joven palmero Félix Antony Puig Lugo, uno de los concursantes de la tercera temporada del espacio televisivo Sonando en Cuba, finalmente encuentro su hogar, pido permiso y me percato que estoy, como en otras, ante una familia común pero formidable, llena de hermosos valores.

Antony, con el número tres en la competencia, es ahora la noticia para nuestro terruño y, en especial, para quienes le vieron nacer y crecer, su familia.  En ameno diálogo, su tìa-mamà Marisela Lugo Reyes, quien es muy locuaz, nos acerca un relato de su sobrino amado: “Mi sobrino tiene un talento divino, un don, se caracteriza por un carácter alegre, jovial, dispuesto a darlo todo. Estamos maravillados por ese talento que demuestra. Yo lo conocía como cantante de reguetón, pero hoy le agradezco a Dios y la vida que él es sonero, bolerista, cantante de timba, de salsa, de todo lo que venga.”

Al voltear mi mirada, Rafaela Lugo Reyes, la madre de Antony, le brillan los ojos. Callada y atenta escucha el sentir de su hermana Marisela sobre el nobel cantante, su hijo. Sin más, Rafaela nos comenta: “Como madre estoy agradecida y contenta por ese regalo que Dios le ha dado. Su formación musical fue siempre en la Iglesia donde representó varios festivales, él no tuvo academia o escuela de arte. Le compré un piano, siendo él pequeño y confieso que al inicio tuve duda si valía la pena si iba a aprovechar mi sacrifico o no, pero mi hijo no me ha hecho quedar mal.  Teté una excelente maestra de clases de piano, en nuestro terruño, me lo enseñó mucho y le estoy agradecida a ella también”.

“Mi Antony reconoce que Sonando en Cuba le ha enseñado muchas cosas del mundo artístico-musical que él  desconocía, desde la proyección escénica, de cómo dar cada nota;  él presta mucha atención a todos los detalles. Por demás, quiero agradecer a sus mentores y reconocer que en esta temporada, como en las anteriores, hay  jóvenes muy talentosos”,  expresa la madre de Antony.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Familia Lugo

Por esas cosas de la vida que suelen tener los adultos mayores, María Reyes Borrero, abuela de Antony siempre tuvo la intuición y fe que su nieto amado sería un gran artista: “Muy decidido y, en ausencia de su mamá, me informó que saldría para Matanzas a probar suerte y superarse, primero con un grupo, y yo me dije: ¡¿Pero ¿¡qué me hago ahora si tu madre no está en casa!?, su tía Marisela le facilitó un dinerito ahorrado.  Le fue bien por el occidente del país y luego se le presentó la oportunidad del espacio Sonando en Cuba y ya usted ve: es grande mi nieto. Sé que va a triunfar!” .

Tras una de las primeras presentaciones de Sonando en Cuba, del joven músico y cantante palmero Félix Anthony Puig Lugo, Haila María Mompiè, expresó haber quedado cautivada por la voz del nobel muchacho quien pone gusto a lo que ejecuta y además ataviado de un alma adulta como la del Bárbaro del Ritmo, Benny Moré, alma que al decir de esta, se apodera de él. Por su parte, Paulito FG, tutor de la región oriental en uno de los halagos públicos y con justeza del jovencito, significó la tímbrica de Antony, su sensibilidad para el canto, su articulación.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario