Cubanos: Terceros en béisbol en Juegos Panamericanos de Toronto, Canáda

beisbol-toronto-canada-015

Palma Soriano.- El nombre de Andrew Parrino no será olvidado demasiado pronto. El estadunidense estaba en pie de guerra en el homeplate, ante un cubano Yoani Yera que apostaba por el tercer y 27 out del juego. Y de esta manera lanzar a las postrimerías la suerte del vencedor, en la semifinal del torneo de béisbol panamericano.

Antes de Parrino, Jankowski arrancó un hit a la defensa de la isla y luego se robó la intermedia. La escena no podía ser más tensa con el marcador empatado a cinco carreras. Parrino tenía el madero en ristre. Yera se impulsaba. Un lanzamiento, un solo lanzamiento en la zona alta y Parrino enmudeció el Ajax Park. Nuevamente Cuba, no podría acariciar el sueño dorado del podio.

Que si el cuerpo de relevistas no devino en barrera de contención norteamericana, eso lo reafirmó el manager Roger Machado, para quien su staff llegó cansado a este crucial encuentro. De si la misión de Raúl González fue tocar la bola y quiso sorprender, quizá sopesó la opción por la secuencia de lanzamientos. Pero la catástrofe, al menos pudo evitarse inicialmente, acaso llevando intencionalmente a Parrino a primera base. Sin embargo, el alma del juego, sus jugadores no lo vieron así. Y adiós a la final.

Así se hizo realidad la discusión de la presea bronceada ante la novena boricua el 19 de julio. El empuje inicial de Cuba se vio opacada en el tercero por homerun con bases llenas que cosechó cuatro carreras y un Puerto Rico resuelto a llevarse la victoria. Dos más y casi al cuarto puesto, por primera vez en más de cincuenta años.

Pero el noveno inning valió dos jonrones. Giorbis Borroto primero, con dos en  base. Tres hombres que volaron eufóricos hacia la goma, cuando el desconcierto reinaba en el campo enemigo. Sin tiempo apenas para la recuperación del pitcheo boricua, ni encomendarse a los dioses del diamante, José Adolis García vio alejarse la pelota mucho más allá del salto del jardinero central.

Cuba selló finalmente la victoria por el tercer puesto, no sin antes haber sufrido a lo largo de este torneo de los Juegos Panamericanos. La inestabilidad que exhibió de una u otra forma en todos sus renglones, terminó por pasar la cuenta a un equipo, carente de sus mejores figuras y también de sus mejores tiempos.

Ciertamente, el nivel de los rivales sube a paso acelerado y el conteo de protección de los encuentros previos  al evento múltiple, dictó la sentencia. Ya no somos los únicos. Ni siquiera, en el área continental. (Por: Dainiubis Soler Amiot)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s