Desde las raíces, un clamor de salvación: El Mamoncillo Francés

mamoncillo-frances-015

Palma Soriano.- Allí estaba el Mamoncillo Francés, como escondido en medio del hostil ambiente. Pero a medida que se hundían las huellas, el halo de lo sagrado ocupaba el espacio en toda la plenitud. Una tarja a duras penas, legible; señalaba el significado y la inmensidad que se desbordan. Para quien en sus venas sienta palpitar la sangre cubana y palmera, no puede hacer menos que emocionarse ante la imagen de él. Y… a la vez, una mezcla de sentimientos encontrados se agolpa.

Una página triste de la historia de la isla pasó ante sus ojos. Bajo sus ramas, fueron depositados del Apóstol José Martí, en su tránsito hacia Santiago de Cuba el 26 de mayo de 1895. En sus alrededores se libró un combate, por el alma de la Guerra Necesaria. Y hoy, yace, apenas recordado por los habitantes de los alrededores y unos cuantos más que año tras año, no renuncian a peregrinar y rendir solemne homenaje.

Casi indescriptibles. Muy severos fueron los daños que sufrió tras el paso del huracán Sandy en 2012. Luego vino el período de larga espera, para dar al menos un poco de alivio a su bien maltratada estructura.  Todo ello no exento de dificultades, y me atrevería a escribir que hasta falta de voluntad y de acción. La idea naciente y sólida de la Sociedad Cultural “José Martí” de crear en el sitio un parque martiano, aún aguarda por mucho más que los oídos receptivos. Y… el tiempo, ese señor caprichoso que todo lo torna en historia y luego, sólo recuerdos, pasa inmisericordemente.

Un nuevo retoño se sostiene ahora, cual antorcha encendida en las manos del ejemplar centenario. A la vista de todos, como diciendo: ¡Aún estoy fuerte! ¡Aún existo! Pero poco a poco, va cesando el latido. A pesar de los insurgentes esfuerzos. No existe por ejemplo, una delimitación, o determinado medio que proteja su integridad física. Y si, por añadidura se acumulan una a una las cadenas que debe arrastrar por su completa restauración. Es poco probable que el desenlace sea, el feliz que muchos añoramos.

Apelo a la conciencia. A los sentimientos de nacionalidad. No es un simple árbol (y aunque lo fuera) el que, desde sus raíces al cielo, llora por la vida. Es parte de la memoria histórica, del patrimonio de nuestro pueblo y la nación. Si la historia de la que forma parte este Mamoncillo Francés, se pierde: ¿Qué será de las generaciones siguientes?. Si olvidamos de dónde venimos, no creo que lleguemos a saber a ciencia cierta hacia qué rumbo encaminamos el futuro. Es imprescindible, salvar el Mamoncillo Francés. Y más que imprescindible: URGENTE. (Por: Dainiubis Soler Amiot)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Desde las raíces, un clamor de salvación: El Mamoncillo Francés

  1. Máximo Guadalupe. dijo:

    Porque no crear una fundación o asociación con una pagina Web, solicitar a cada palmero a cada nacional a cada persona con sentido común con amor a la naturaleza y la historia llevar adelante la obra de su conservación.
    Los artistas pueden ser gestores de inicio para divulgar su conservación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s