Los Piropos

piropeando-015

Palma Soriano. – Como muchas otras cosas, los piropos también tuvieron su origen en la antigüedad clásica. La palabra piropo procede del griego pyropus, significa rojo fuego. Los romanos la tomaron de los griegos y la usaron para denominar piedras preciosas de color rojo que regalaban a las mujeres. Y con el paso de los años esta palabra fue adquiriendo gran relevancia.

En sus inicios las técnicas del piropo eran muy sutiles. Además de frases elaboradas y melodiosas se empleaba el lenguaje corporal, las flores y algunas acciones que demostraban la necesidad del acercamiento. Los españoles se tapaban los ojos al pasar ante una mujer, como indicando que podían ser deslumbrados por tanta belleza. En Ibiza los hombres utilizaban el piropo apetardado: consistía en disparar un trabucazo, sin plomos, a los pies de la amada. Cuando se dispersaba el humo y el polvo, esta se sabía cortejada.

Con el paso de los años los tabúes sociales quedaron a un lado. Los piropos se convirtieron en frases sencillas pero sin dejar de tener ritmo, añadiéndole un toque de erotismo. De este arte tan antiguo los cubanos se saben expertos. Basta con transitar por las calles de cualquier ciudad para escuchar desde los más ingeniosos hasta los más atrevidos.

A pesar de que los piropos son bastante efímeros, cuando llevan implícito el halago o una simpática ocurrencia pueden cambiarle el día a  cualquier mujer. (Por: Mey Ling Chang Aguilar)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s