En una Casa de Palma Soriano adultos mayores acumulan juventud y experiencias

Palma Soriano.- Durante el presente siglo, más y más personas sobrepasan las barreras cronológicas que el hombre ha situado como etapa de la vejez, lo que ha convertido el envejecimiento poblacional en un reto para las sociedades.

Según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población total de ancianos se acercaba a los 590 millones esperándose que ascienda a 1100  millones en el año 2025.

En la provincia Santiago de Cuba, la población de adultos mayores representa hoy el 15,4% y en el municipio de Palma Soriano esta población alcanza el 16,1% de sus habitantes, según datos del centro de estadísticas.

El adulto mayor en este municipio del oriente cubano, como en toda la isla tiene las condiciones indispensables para vivir, a partir de programas concebidos y realizados por instituciones estatales creadas al efecto.

La Casa de Abuelos”Deseos de Vivir” atesora como otras tantas, muchas historias. Sin embargo,  existen dos que marcaron para siempre a esta futura reportera.

¿Sexualidad en la tercera edad?

Para Emma Rosa,  la sexualidad en la vejez no es un problema como muchas personas se encargan de afirmar. Con 74 años de edad no deja de  sentirse joven. Escucharla, es sentarse a revivir los instantes que vivió cuando apenas tenía 17 años de edad y decidió comenzar una relación de pareja con Rafael Batista.

casa-adultos-mayores-01-015

“Fue amor a primera vista, lástima que al principio duró muy poco”, comenta.

Con el paso del tiempo cada cuál formó una nueva familia y se distanciaron el uno del otro por un período de 50 años.

La casa de abuelos Deseos de vivir, la segunda conque cuenta Palma Soriano en la provincia Santiago de Cuba,  permitió que se rencontraran después de aquel medio siglo sin verse.

Entonces  se unieron en matrimonio  ella con 76 años y él con 86.

“Reencontrarme con Emma fue un paso muy importante en mi vida,  pues a pesar de que ambos formamos nuestras familia,  en nuestros corazones seguía latiendo esa chispa  que solo enciende el primer y verdadero amor. 50 años después de aquella separación,  esta casa de abuelos donde radicamos la mayoría del tiempo,  se ha convertido en cómplice de los recuerdos que construimos juntos. Al resto de los ancianos les decimos que la senectud no es un impedimento para el placer sexual, al contrario la madurez posibilita un disfrute mayor en las caricias y los besos”, expresó Rafael.

En la Casa  de Abuelos no solo se brinda atención integral diurna a los ancianos y rehabilitación bio-social,  sino que existe un equipo multidisciplinario integrado por psicólogos, dietistas y sexólogos.En el hogar se imparten diversos cursos y son exhibidas conferencias de especialistas sobre estos  temas en Cuba.

La Doctora en Ciencias Psicológicas y  Máster en sexualidad, Beatriz Torres Rodríguez contribuye a desmitificar esos tabúes que giran en torno a la pérdida de la sexualidad con la llegada de la tercera edad.

“La sexualidad no se pierde con la edad ni hay que renunciar a ella. Durante la senectud solo sufre cambios,  pues la respuesta sexual no es tan rápida y efectiva pero se puede lograr una sexualidad placentera centrándose en las emociones y no en el rendimiento. Cuando pasan los años hay que enriquecerlas con erotismo, intimidad, sensualidad, comprensión y ternura”.

Es un logro de la Revolución Cubana contar con un espacio que les ofrezca una mejor calidad de vida a estas personas que acumulan entre sus canas, juventud y experiencia.

Arte entre las manos

casa-adultos-mayores-03-015Cinesia la Rosa es otra de las viejitas que convive en la Casa y según Luis Felipe Pérez, compañero en el hogar, “tiene arte entre sus manos”.

Ella tuvo seis hijos pero solo vive con dos. La hembra trabaja en las mañanas, mientras que el varón producto a las secuelas psicológicas que dejó su participación en 1983 en la guerra de Angola, ha estado ingresado 12 veces en el Hospital Psiquiátrico de la provincia y algunas veces se torna agresivo.

“En el hogar recibe mejores atenciones de las que yo podría brindarle al ausentarme en el día”, explica su hija Noelia Martínez.

En la casa de abuelos no solo ha encontrado la paz, también se siente útil a la  sociedad.

“Confeccionando manualidades de retazos de placas en desuso y recortes de tela contribuyo al embellecimiento de los espacios en los cuáles los abuelos compartimos”, afirma Cinesia.

Entre sus manualidades destacan agarraderas de cocina, búcaros elaborados con radiografías en desuso, muñecas y brujas de trapo.

casa-adultos-mayores-02-015

 

Como diría José Martí,  nuestro Héroe Nacional,  “Honor a quien honor merece“.

Sin dudas, los ancianos en Cuba cuentan con una casa llena de salud y vida. (Por: Rachel Ramos Palau, estudiante de periodismo)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s