¿Cómo repercutirán en lo inmediato en nuestra economía, las modificaciones al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba?

economia-cubana-015Palma Soriano.- A lo largo de cincuenta y cuatro años de bloqueo económico y corroborado en veintidós votaciones contra él en el seno de las naciones unidas, se ha comprobado que esa agresión y persecución demencial es el principal obstáculo para el desarrollo de la nación cubana y el bienestar de su pueblo. Muy oportuno el tema a propósito de los acontecimientos en las relaciones entre los dos países y que precisamente hoy conversan en La Habana…

Si hubiésemos contado con la riqueza que nos afectó ese engendro estadounidense, nuestras industrias fueran fuertes y eficientes, los servicios envidiables, nuestros productos altamente competitivos, nuestros hogares despojados de carencias, nuestros salarios y pensiones fueran altos, reconfortantes y estables, en fin, nuestras vidas llenas de bienestar pleno, sin tener que haber acudido a medidas indeseables en lo interno, que más bien contaminan nuestro socialismo.

El enemigo ha tratado en todo estos años de ahogarnos, someternos al hambre y las escaseces y tratar de hacer ver que la causa de nuestras desgracias están en nuestro sistema socialista y en la ineficacia del Estado, independientemente de los errores propios, que hasta algunos de ellos son consecuencia directa o indirecta de esta forma de vida extrema que nos impusieron.

En la economía hay que partir, en las condiciones actuales, de que cualquier paliativo, venga del país que fuere, constituirá siempre un alivio; ya sea en forma de líneas de créditos, comercio con facilidades, donaciones y otras, pues de todo eso carecemos por obra y gracia de las leyes del Imperio.

Entonces, si Obama ha decidido, en virtud de ciertas prerrogativas que le da la Ley del bloqueo, modificar ciertas cláusulas, de modo que repercuta en un cambio de imagen y en una mejora de su fachada ante el mundo, y sobre todo ante sus vecinos de América Latina para rescatar terrenos perdidos, pues sin duda alguna la repercusión que tendrá en la economía cubana siempre serán positivas y significarán un pequeño soplo, un aire que oxigenará nuestros desvelos por avanzar (¿qué curioso?: llegan cuando es inevitable el despegue por nuestros propios e inteligentes medios; léase Lineamientos Económicos y Sociales).

Suspicacia aparte, creo que es un primer paso a la distensión en las relaciones…

Primer paso y vendrán otros, pero hay que abrir bien los ojos. Conocemos que se han formado asociaciones de empresarios y de agricultores que quieren exportar hacia Cuba; circulan por la red imágenes de miles de contenedores de mercancías de todo tipo en puertos para vender en Cuba, se podrán abrir cuentas bancarias en nuestro país, pero todo eso es unidireccional, no se es recíproco como todo comercio normal: Cuba no puede exportar hacia los Estados Unidos y hay que pagar al cache todo lo que venga de Estados Unidos, ¿qué peligro puede provocar ese barbarismo?.  Explico: Hay varias formas de que el Estado pueda tener liquidez, es decir, dinero contante y sonante, una de ellas es mediante los pagos de otros países por las mercancías y servicios que exportamos, otra es por los créditos o financiamientos que se nos otorguen; si cogemos ese dinero líquido para pagar las mercancías y nosotros no lo reponemos porque no podemos exportarles y además no se nos otorgan créditos ni alguna fórmula de financiamiento, llega el momento en que no alcanzará la liquidez. ¿Y los demás compromisos de Cuba por los contratos logrados con otros países?.  Huelgan los comentarios.

Es verdad que de todas formas tenemos que comprar alimentos e insumos en el exterior y que adquirirlos a noventa millas nos resultará más barato, teniendo en cuenta los ahorros en fletes, pero eso tiene sus límites. De todos modos, siempre, y en el límite que sea será una oxigenación muy bienvenida. Y si en lo político hay que ser inteligente, un error en la economía repercutirá con mucha fuerza en lo político.

En cuanto a la distensión, eso es cuestionable: Estados Unidos, solo ha reajustado sus tácticas para conseguir lo que no consiguió por medio de la fuerza: desmantelar nuestro sistema y restaurar el capitalismo; implantar su versión de democracia, derechos humanos y libertad –las que ellos mismos ni se las creen y violan por segundos-, transferirnos valores que nada tienen que ver con los nuestros. Y no lo digo yo, lo dijo el propio Obama en su declaración del 17 de diciembre. Por eso a flor de labios tengo siempre al Che: “al Imperialismo, ni un tantito así”.   (Por: Lic. En Economía y escritor, Alejandro Elizarán Vázquez)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s