El primer deber de cada cubano: la defensa de la Patria socialista

soldado-dia-defensa-014Palma Soriano.- La continua  amenaza de la integridad e intereses de nuestra nación, agudizada tras el triunfo de 1959, impuso fortalecer la defensa de la Patria en toda su magnitud.

Se multiplican las muestras de valor, heroísmo y coraje de los hijos e hijas de esta por preservar las valiosas conquistas de la Revolución. Al tiempo que han marchado a otras tierras del mundo, abonando con sangre generosa el glorioso camino de la independencia de naciones amigas. La fuerza de las tradiciones y experiencias de tantos años de lucha. Unido a los indisolubles sentimientos de amor por la bandera y lo que representa para cada cubano; determinaron esa necesidad de seguir siendo un país libre.

De ahí, el carácter que adopta la defensa, al abarcar todas las esferas de la vida y actividad económico-social, político ideológica, cultural, jurídica. En las relaciones exteriores y por supuesto, en lo propiamente militar. Aspecto último, que sin dudas, garantiza la invulnerabilidad y preparación adecuada para enfrentar un ataque directo.

Sin embargo, el concepto de cultura de la defensa es más integral. Al comprender, tanto esas formas  convencionales de lucha, como las no armadas. La agresión enemiga puede presentarse bajo diversos ropajes. Máxime, cuando hoy se trata de tecnología, de guerra psicológica e incluso de los medios de comunicación.

Es por ello que hay que reforzar, sobre todo en las nuevas generaciones, la defensa a partir de la conciencia política que se gane. Movilizar al pueblo de manera activa, asegurando que cada quien, desde el lugar que le corresponde, haga lo necesario y se prepare adecuadamente.  Como garantía segura de triunfo ante el invasor.

Sólo con prioridad, conocimientos, calidad y las convicciones que definen la esencia cubana, contribuiremos a la salvaguarda de la madre Patria en todos los terrenos. Ello demanda de disciplina moral, sentido de la responsabilidad y estar convencidos del camino que se construye día a día. Mantener y preservar el presente y futuro de la nación es una tarea descomunal, privilegio de quienes verdaderamente la aman. Por lo que sólo puede llevarse con un pueblo digno y fiel.

Si de la Patria Socialista se trata, es el primer deber: servirla, amarla y defenderla hasta las últimas consecuencias. (Por: Dainiubis Soler Amiot)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s