Seguir puesta la mirada del Che cuando dijo: “al Imperio Ni un tantito así”

che-imperio-014

Palma Soriano.- Ya lo dijo el Ché en pleno escenario de las Naciones Unidas: “…al Imperialismo no se le debe tener ni un tantito así”. Y su mensaje estaba dirigido a que no había que tener la menor confianza ni credibilidad en las acciones que desplegara el imperio en ningún lugar del mundo.

Esa idea, ese magistral concepto del visionario de las cruzadas contra la hegemonía estadounidense, no se puede perder de vista a la hora de analizar cualquier acto, sea de la naturaleza que sea –militar, diplomática, humanitaria, económica, financiera, social,  y menciono hasta lo humanitario, porque tras una aparente misión para ayudar a combatir enfermedades, como es el caso de la reciente información del envío de tropas al África para “ayudar” a contener la epidemia del virus del Ébola, aparece la etiquetada y ya manida justificación de que ello responde al interés de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Incluso hasta su arrogancia, el egoísmo y el desprecio por los demás los ciega y no perciben la ofensa, cuando ponen por encima de la seguridad y el peligro para el país o los países que padecen la desgracia, el interés por la seguridad de ese imperio.  Y pienso en estas cosas al observar y analizar cada problemática mundial, cada conflicto, cada tema en que se debate la vida de las personas, el rumbo de los acontecimientos, incluso, muchos de los que hoy aparecen como producto de la furia de la Naturaleza. ¡Tan envilecido veo el carácter de los grupos hegemónicos que rigen el destino de los Estados Unidos, que han robado para sí los atributos que los nobles creyentes le han dado a sus dioses: omnipotentes, omnipresentes y omniscientes!.

No debemos ser medias tintas a la hora de calificar el papel de las partes en cualquier conflicto cuando nos referimos a la participación de Estados Unidos, ni de ninguno de sus acólitos, sea Israel por un lado y la Unión Europea por otro. En un momento como el de hoy, cuando el gobierno de los Estados Unidos hace y deshace ignorando el real papel de sus contrarios, se mofa de las opiniones de los pueblos y de las decisiones de las Naciones Unidas, destruye y asesina con sus drones, hace y deshace a su antojo, al extremo de que cuando algo lo frena, buscan otras alternativas, como si hubiesen concebido un Plan B o C, hay que decir las cosas descarnadamente, denunciarlos, contraatacarlos a favor de las buenas causas.

Cuando nos referimos a lo que sucede con el EI Estado Islámico o lo que sucede en Libia, o lo que pueda suceder en Ucrania, o lo que acontece en cualquier sitio del mapa mundial, me parecen un poco ambiguos conceptos como “a Estados Unidos se les ha ido fuera de control”, “no calcularon las consecuencias”, “los crearon y armaron y ahora están por su cuenta sin control”, como tampoco creo en lo absoluto de las pugnas tribales y religiosas; ellas pueden existir en potencia y estar escondidas por causas o razones históricas, pero las que hoy reaparecen tienen el denominador común del azuzamiento por cualquier método, incluso con la vía extrema y sospechosa de los carros bombas, explosiones en mezquitas y atentados en supermercados.

No seamos ingenuos al creer que algo escapa al control de los Estados Unidos; ellos lo tienen todo calculado, todos los posibles resultados y donde no hay una razón la crean, donde no hay un enemigo lo inventan, donde no hay disidentes los hacen brotar con su dinero. Cuando único les sale el tiro por la culata o el cálculo les ha salido mal, es cuando se le ha opuesto una contramedida inteligente o un sistema de defensa calculado y bien “engrasado”, como decimos a lo cubano, junto con el heroísmo espartano de algún pueblo; y eso es lo que les ha pasado con Cuba, es lo que les pasó en Viet Nam y es lo que les pasará donde quiera que haya una resistencia dispuesta a desaparecer de la tierra antes que ser sometidos, como lo ha demostrado Palestina.

Desde que leí la primera noticia sobre el avance de los yihadistas en Irak, pensé en Siria. Cada paso y avance de los acontecimientos me convencían que el objetivo final es Siria y la realidad me ha ido dando la razón: primero el paño de que Estados Unidos no se involucrarán en Irak, después, que no enviaremos tropas, pero estamos estudiando la manera de atacar las posiciones del EI, luego, aquella sospechosa ayuda de rescate a una población kurda aislada en las montañas bajo la suerte de padecer una catástrofe humanitaria; más tarde, que podrían bombardear incluso posiciones en Siria, y por último, al flamante Nobel de la Paz se le ocurre la ingeniosa idea de concertar una fuerza mundial para acabar con el EI. Y Siria, casi sin que la dejen oír, plantea que está de acuerdo con el esfuerzo internacional contra el EI, pero hay que respetar su soberanía… sospecha lo que ve venir detrás de tanto “internacionalismo” imperial.

Por allá, Rusia se ha comportado firme ante un conflicto ucraniano evidentemente creado por los imperios occidentales; sabe que el objetivo es cercarla y crear las condiciones para sacarla del mapa y tacharla de la lista de sesenta o más rincones oscuros del mundo.

Por acá, Venezuela en la mira; otros no se escapan y Cuba de nuevo en lo visible, con el Zunzuneo, Piramideo y más de cien “eos” para penetrar a los jóvenes. Razones suficientes para seguir con el cerebro puesto en el Guerrillero Heroico: con el Imperialismo, ni un tantito así… (Por: Alejandro Elizarán Vázquez, escritor, poeta y colaborador palmero).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s