¡Nos Vestimos de Mundial! De árbitros que se las traen

mascota-mindial-014Palma Soriano.- Mucho se habla de los jugadores, sin los cuales no se respira el fútbol. No se hace la magia de los genios sobre la grama y suspiran las multitudes por el gol. Sin embargo, un partido no transcurre en la soledad de sus jugadores.  El pitazo del árbitro marca el inicio y final de la batalla. Lleva las riendas de lo establecido por las reglas.

Sin embargo, no son pocas las ocasiones que han acaparado los más importantes titulares. Cambiando el destino del encuentro, o todo el evento deportivo. Siendo recordados para siempre, por supuesto, especialmente por el equipo perdedor y sus fanáticos.

Uno de los incidentes más recordados posiblemente de las Copas del Mundo. Cita de México 1986. Inglaterra estaba a punto de ganar los cuartos de final contra Argentina. Pero… aparece el Pibe de Oro. Toca la pelota con la mano y anota GOL. A pesar de las más airadas protestas de los jugadores ingleses, el gol de La Mano de Dios se aceptó.

Sudáfrica 2010: Carlos Tévez no solo estaba fuera de lugar cuando anotó el primer gol que marcaría el triunfo argentino 3-1 ante México. También era el que se encontraba más cerca de la meta cuando lanzaron el balón. Después, admitió que esta anotación no debió ser aceptada, pero si el árbitro cantó gol, entonces estaba bien y para él y el equipo.

Francia perdió 1-0 contra sus oponentes argentinos en Uruguay 1930, pero el partido en la sede uruguaya, tendría un final muy polémico. El árbitro, de alguna manera se las arregló para pitar el final seis minutos antes de lo establecido. Tras las protestas galas, se vio obligado a llamar a los jugadores, muchos de los cuales, ya estaban incluso en las duchas, para concluir el encuentro.

El excelente portero alemán Harald Schumacher protagonizó uno de los incidentes más duros en Copas del Mundo. Marcador con empate a uno ante Francia en la cita de España 1982. El defensa Patrick Battiston avanzaba libremente y casi antes de penetrar en el área, le vino encima Schumacher. Lo dejó tendido sobre el campo inconsciente y con la pérdida de dos piezas dentales. El árbitro, ni siquiera marcó el la falta. Y el portero alemán se vistió de héroe en la victoria de su equipo, conseguida en tanda de penales en aquella semifinal.

Y probablemente uno de los goles más controvertidos de la historia de los mundiales. La pizarra marcaba empate a dos en la final de Wembley, Inglaterra 1966 entre los locales y Alemania.

El delantero Geoff Hurst estrelló el balón contra la parte baja del poste y este rebotó aparentemente sobre la línea y salió. Inglaterra celebró. Después de consultar al juez de línea, el árbitro otorgó el gol. Fantasma, pero cantado, así que válido. Pruebas científicas posteriores sugieren que el balón probablemente no cruzó la línea de meta. Al final, Hurst se agenció tres tantos y su país se coronó con resultado final de 4-2 ante los germanos (Por: Dainiubis Soler Amiot)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s